"Bajo la misma estrella" por John Green

¿Sufre usted de problemas digestivos que hacen que su estancia en el baño sea prolongada? ¿Tiene una cita en el EMI del IMSS? ¿Va a realizar trámites en alguna instancia del gobierno? ¡Este libro es la solución! ¡Llévelo con usted y ocupe esos minutos de ocio para leerlo de Pi a Pá! Así es mis queridos y asiduos lectores, este libro es para leerse en una sentada en el baño (sólo en caso que usted no cuente con interrupciones, de lo contrario como yo, tendrá que acabarlo en varios viajes), ya que cuenta con apenas 300 páginas, escritas como a 4 espacios y con letra del tamaño 12.

Con respecto a la historia, 1 de 2, o me he vuelto muy insensible, o está dirigido a adolescentes imberbes enamoradizos que creen todavía en los Reyes Magos y por lo tanto no me generó más que sueño y hasta cierto punto aburrimiento.

Pero de ¿qué trata?, pues el libro relata la historia de Hazel Grace, una muchacha de 16 años que padece de cáncer terminal desde hace tiempo el cual se originó en la tiroides pero que se extendió hacia los pulmones, provocando que con frecuencia se le llenen de líquido y por lo tanto no pueda respirar adecuadamente, razón por la cual debe ayudarse de tanques de oxígeno para ello. Realmente los tratamientos que recibe no son para erradicar el cáncer, ya que eso es irreversible, si no para intentar mantenerse con vida por más tiempo. Su mamá en aras de que salga de su depresión, la incita a asistir a unas pláticas de “apoyo” donde se reúnen muchachos que como ella sufren del mismo padecimiento. En una de estas reuniones, Hazel conoce a Augustus, un joven al cual le tuvieron que amputar una pierna debido a que padecía cáncer en los huesos.

Hazel y Augustus comienzan a salir y “hacen click” de forma inmediata al tener un punto de vista medio sarcástico de su salud. Hazel le confiesa a Augustus que está obsesionada con un libro llamado “Un Dolor Imperial” el cual relata la historia de una muchacha que también padece cáncer y cuyo final la dejó frustrada ya que simplemente termina a la mitad de una frase, sin saber si la protagonista murió o cuál fue el destino de los demás personajes. Augustus lee el libro y se queda al igual que ella, frustrada con su final, por lo que Hazel le platica que escribió varias veces al autor del mismo, Peter Van Houten, esperando que le diera respuesta a sus incógnitas pero que nunca le contestó. 

Días después Augustus o Gus como también le llaman, informa a Hazel que pudo contactar a Peter Van Houten mediante su asistente, por lo que Hazel decide enviarle correos esperando que pueda resolver sus dudas sobre el libro, sin embargo, Van Houten le contesta que no puede hacerlo mediante un medio electrónico o una llamada telefónica, ya que podría grabarse y hacer uso de esa información para comercializarla, pero que si algún día visitaba Amsterdam, que es la ciudad donde radicaba, podrían conversar y despejar todas sus incógnitas. Ni tarda ni perezosa, Hazel casi casi comienza a hacer sus maletas, hasta que sus papás la bajan de su nube al decirle que: 1.- Era peligroso para su salud y 2.- No contaban con los recursos para realizar el viaje.

Sin embargo, Gus le recuerda que existe una solución mediante la ayuda de una organización que cumple sueños a personas con cáncer, pero Hazel le confiesa que ya había gastado ese sueño hace años con un viaje a Disney. . . Peeeero, Augustus no había usado el suyo, por lo que decide utilizarlo para ir con Hazel a Amsterdam, y después de varias juntas con los doctores que llevaban su caso, y de convencer a su mamá para que viajara con ellos, Hazel emprende el vuelo hacia Holanda con Gus.

Ya en tierras holandesas, acuden a su cita con Peter Van Houten para por fin resolver sus dudas del libro, sin embargo, se encuentran con un Peter en pijama, medio alcohólico, ermitaño, que le da vueltas a sus preguntas y las responde con cuestiones filosóficas sin sentido y que ante la insistencia de Hazel, responde de forma grosera y los corre de su casa.

Después de ese viaje, todo cambia para Augustus y Hazel, terminando la historia con un final predecible y al igual que en “Un dolor imperial”, hasta cierto punto frustrante.

Si este libro intenta ser romántico, creo que se ha redifinido el término romance del concepto que yo conocía. A mi parecer, lo que une a Hazel y Augustus no es amor, sino más bien su frustración y el enfoque peculiar que tienen sobre su vida, dadas sus condiciones de salud, pero de eso a que arranque suspiros a los lectores y que, como en la mayoría de los libros con un toque romántico, uno sienta empatía por los protagonistas y quiera que le suceda lo mismo que a ellos, está muy lejos de serlo.

Le doy dos estrellas en mi escala subjetiva y si no sabe realmente en qué utilizar su tiempo libre, puede ocuparlo para leerlo, aunque yo recomendaría hacer algo más productivo . . .




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: