"Harry Potter and the Cursed Child" by JK Rowling, John Tiffany and Jack Thorne

No amable lector, no lo he abandonado, simplemente fui a hacer la investigación de campo para la creación de mi novela… y de paso, disfrutar de unas no merecidas, pero necesarias vacaciones.

Y así llegamos hasta la tierra de mi amiga “Chabela I”, del compadre “Big Ben”, del afternoon tea, del “Sorry” y del “Thank you”, de Picadilly Circus, de Abbey Road, y ya no sigo porque me regreso… sí, adivinó, ¡el hermosísimo Londres! Y justo ahí festejamos el cumpleaños de JK Rowling y de Harry Potter adquiriendo el último libro/no libro de la saga (que como puede ver en la foto, aparte me hicieron una rebaja de 5 libras).

¿Y por qué digo que es un “no libro”?, porque es el guión de la obra de teatro del mismo nombre, a la que por cierto no pudimos asistir gracias a que no hay boletos disponibles hasta el 2017… ¡JUUUUM!

Al ser un guión, su lectura es muy rápida y sencilla, y permítame ahora sí pecar de presunción diciéndole que lo leí mientras esperábamos el tren que nos llevaría a París (por cierto, no le dedique más de 3 días a la capital francesa, hágame caso) en la estación de St. Pancras (sí, ese hermoso edificio que se ve de fondo en la película “Harry Potter y la Cámara Secreta” cuando Harry y Ron escapan en el Anglia porque no pudieron tomar el expreso a Hogwarts).

Usted más que nadie sabe que JK Rowling es mi sensei, wannabe, pero este libro/guión me deja sentimientos encontrados…

La historia comienza justo en donde termina el libro “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte”, cuando Harry siendo ya adulto, lleva por primera vez a su hijo Albus Severus a tomar el expreso de Hogwarts, y quien le confiesa que tiene miedo que el sombrero seleccionador lo mande a Slytherin. Harry le explica que si tanto es su miedo, en todo caso, él puede contarle al sombrero sus preferencias para que no lo envíe a una casa a la que no desea estar.

Ya en el tren, Albus conoce a Scorpius, el hijo de Draco Malfoy, y a quien decide acompañar todo el trayecto hasta Hogwarts… Y llega el momento que tanto temía Albus: la ceremonia de Selección donde el Sombrero Seleccionador decidirá a qué casa pertenece, ¿y qué cree?, pues que lo manda a SLYTHERIN… así es, ¡uno de los hijos de Harry Potter en SLYTHERIN¡ ¡¡OMG!! (a mí también como a usted, me dio el patatús).

A partir de ese momento, Albus se vuelve rebelde y apático, ya que cree que no es lo suficientemente bueno como para ser hijo de Harry Potter, o ¿por qué el sombrero lo mandaría a Slytherin a diferencia de sus hermanos y su prima Rose (la hija de Hermione y Ron)?

Así pasa Albus sus primeros años en Hogwarts con Scorpius como su único amigo (bastante irónico), hasta que un día que estaba en su casa y por andar de metiche, se entera que recibe Harry la visita de Amos Diggory, el cual fue a decirle que se ha enterado que el Ministerio de Magia ha encontrado un giratiempo (como el que yo necesito), y que quisiera usarlo para regresar al momento donde Cedric compitió en el Torneo de los Tres Magos y así impedir su muerte. Harry le responde que no han encontrado tal artefacto y que no puede hacer nada al respecto.

Mientras Albus estaba de chismosillo escuchando conversaciones ajenas, se le acerca una muchacha que dice llamarse Delphi y ser sobrina de Amos, la cual trata de meter cizaña diciendo que su tío no pudo superar nunca la muerte de Cedric, y que Harry debería de ayudarlo al ser él el culpable de su deceso. Entonces a Albus se le ocurre la brillante idea de buscar el giratiempo a la oficina de Hermione (aaah porque no le he contado que Hermione es la Ministra de Magia), y así viajar en el tiempo y tratar de impedir que Cedric gane el torneo junto con su papá y por lo tanto, que muera (ya que él piensa que su papá no es lo máximo como todos creen, y ayudar a Amos sería una forma de resaltar los ERRORES DE HARRY).

Y a partir de aquí seré breve porque no le puedo contar más, pero en resumen, Albus consigue el giratiempo y trata de cambiar el pasado, pero a ese niño nunca le explicaron que cuando viaja en el tiempo, cualquier suceso que altere por mínimo que parezca, afecta de manera significativa el presente.

¿Y por qué me dejó sentimientos encontrados? Porque si bien, la historia cuenta con varias sorpresas que lo dejan a uno con cara de OMG, al final, no pasa nada relevante que altere la historia como la culminó JK Rowling, entonces como ¡¡¡¿¿¿para qué jugar con nuestros sentimientos!!!!???

Discúlpeme usted apreciable lector, pero no puedo calificar esta obra ya que una parte de mí le daría 5 estrellas, pero otra le otorgaría sólo 3, así que mejor decídalo usted y espero sus comentarios.

No se le olvide comentar, debatir y compartir.

¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: