"El libro de los Baltimore" por Jöel Dicker

Repita conmigo: ¡Sí se pudo! ¡Sí se pudo! Lo prometido es deuda, antes que terminara el año, aquí está la 12a. reseña sólo para Ud.

Este libro me lo regaló mi hermana por mi cumpleaños (Le digo que Mirians es mi proveedora de libros últimamente). Yo no tenía el gusto de conocer a Joël Dicker, pero investigando un poco sobre él, resulta, que sucede, que acontece, que su libro anterior: “La verdad sobre el caso Harry Quebert” ha recibido muchos premios (sería una buena opción de regalo postnavideño por cierto ejem, ejem). Es un escritor joven (31 años) y bastante prometedor.

Pero bueno, vamos a lo que nos truje. ¿Le ha pasado mi querido y asiduo lector, que aunque usted sea de la familia “Pérez”, existen los Pérez ricos que viven en Bosques de las Lomas, y los Pérez de clase media que viven en la Colonia Nápoles? Pues haga de cuenta que esa es la premisa de este libro. El abuelo Goldman tuvo dos hijos: Saul y Nathan. Saul se volvió el “riquillo” de la familia, y vivía en Baltimore junto con su esposa y su hijo Hillel; mientras que Nathan era de clase media, y vivía con su esposa y su hijo Mark en Montclair, New Jersey. Por tal razón, el tío Saúl y su familia eran conocidos como los Goldman de Baltimore y Nathan y los suyos formaban los Goldman de Montclair.

Mark y Hillel eran prácticamente de la misma edad y compartían sus vacaciones y demás tiempo que se pudiera juntos. Para Mark siempre era como un sueño visitar a sus tíos en Baltimore (o en la casa de descanso de los Hamptons, o en la casa de Florida), ya que era para él aspiracional ver a la familia que formaban su primo, su tío Saul quien era un abogado exitoso y su tía Anita, quien era doctora y aparte muy bonita, y hospedarse unos días en sus casas de ensueño. 

Hillel siempre fue un niño muy inteligente para su edad, y por tal razón, era presa de los “bulleadores” de la escuela. Todos los días llegaba golpeado y humillado, hasta que por azares del destino, conoció a Woody, un niño también de su edad que vivía en un hogar para niños difíciles, y quien conocía al papá de Hillel ya que éste era voluntario en dicho centro. Woody siempre sintió que le debía mucho a Saul y no sabía cómo pagarle, hasta que un día vio que Hillel iba a recibir su dosis diaria de golpes, cuando decidió intervenir y convertirse en su “guardaespaldas”. Woody y Hillel congeniaron de inmediato y a partir de entonces se volvieron inseparables. Los Goldman de Baltimore acogieron a Woody y hasta lo inscribieron en la misma escuela que Hillel. Woody, Hillel y Mark (cuando estaba de vacaciones), se hacían llamar la Banda de los Goldman.

Pronto encontrarían a un cuarto miembro de su banda: Alexandra, quien era un par de años mayor que ellos y de la que se enamoraron todos perdidamente. Hillel y Woody entraron a la misma universidad que Alexandra, mientras que Mark como siempre, se vio relegado a otro instituto. Parecía que todos estaban encontrando su camino: Woody era un excelente jugador de futbol americano y estaba en la mira de varios equipos profesionales; Hillel tan inteligente como siempre, se perfilaba para ser un gran abogado como su padre; Mark estaba haciendo sus pininos en la literatura queriendo escribir su primer novela y Alexandra… ella estaba indecisa entre ejercer su carrera o dedicarse a lo que realmente le apasionaba: CANTAR.


Aaaaah pero como sabiamente canta Travis en su canción Side: That the grass is always greener on the other side. The neighbour’s got a new car that you want to drive. And when time is running out you want to stay alive”… Pareciera que la vida de los demás siempre es mejor que la nuestra, y que no tienen problemas que les aqueja, y que todo fluye cual río hacia el maaaar… Pero NOO mi estimado lector, todos tenemos nuestros momentos de luz y de sombra, sólo que no andamos contándolos al mundo (o algunos sí). La cuestión es que NO TODO ES LO QUE PARECE, recuerde lo que siempre le digo, no siempre el mayordomo es el culpable. 


Si bien, la historia que les cuento se ve a simple vista bastante sencilla, NO LO ES, ya que todo gira alrededor de un acontecimiento apodado “EL DRAMA”, que hace que cambie de forma radical la vida de los Baltimore. La historia del libro es contada en diferentes tiempos (sí, como le fascina a mi amiga Kate Morton jaja), para poder entender así, la motivación de cada uno de los personajes en su actuar.


El libro está excelente, me encantó la forma en la que escribe nuestro amigo Joël Dicker, porque aunque hubo un momento en que encontré cierto parecido en el comportamiento de Hillel con Holden Caufield de “El guardián entre el centeno” (que no me gustó por cierto), pudo darle un vuelco a su personaje y hacer que retomara el camino del bien.


Le doy 4 estrellas y media, y ya saben que está a la disposición de quien quiera que se lo preste.


En otras excelentes e impactantes noticias: ¡YA TENEMOS PÁGINA EN FACEBOOK! Dele Like ahora mismo https://www.facebook.com/LecturasdeGeri. En esta página podrá encontrar las reseñas justo cuando salen del horno, además de noticias e información sobre el mágico mundo de los libros.


Y con esta reseña finalizamos el 2016, cumpliendo el compromiso adquirido con Ud. desde un comienzo. Espero que el próximo año esté lleno de metas y objetivos cumplidos mi querido lector, y recuerde compartir, comentar y debatir las reseñas. ¡Nos leemos el próximo año! ¡Feliz 2017!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: