"The Paris Key" by Juliet Blackwell

¡Oh París! ¡La ciudad del amor! Y de los carteristas, y de la gente malhumorada, y de las crepas callejeras… Por alguna extraña razón, París no termina de convencerme. He tenido la oportunidad de estar en dos ocasiones por aquellos lares y tal vez el problema radica en que uno quiere llegar y que suene por las calles “El vals de Amélie” y vivir los clichés que las películas hollywoodenses nos han vendido… pero la realidad, al menos desde mi punto de vista como turista promedio, es otra.

Genevieve, es una mujer casada (aún), que radica en California y que le acaban de notificar sobre la muerte de su tío Dave que vivía en París. Su tío llegó después de la II Guerra Mundial a Francia y ya nunca regresó a Estados Unidos, ya que se enamoró de Pasquale e hizo su vida en la “Ciudad Luz”. Estando en París, se dedicó a ser cerrajero en Village Saint-Paul, un barrio caracterizado por ser el hogar de anticuarios, diseñadores, etc. 

Catherine, la prima de Genevieve, le pidió hacerse cargo de la cerrajería de su difunto papá, ya que cuando Genevieve tenía 14 años, estuvo unos meses con sus tíos en París quienes la trataban de consolar y distraer debido a la reciente muerte de su mamá, por lo que Dave le enseñó todos los secretos de su oficio, así que su prima creyó que ella era la indicada para tomar las riendas del negocio, al menos por un tiempo.

Genevieve se encontraba en una crisis matrimonial después de descubrir que su esposo le había sido infiel, por lo que decidió hacer el viaje a París para tratar de despejar un poco su mente e intentar de darle un nuevo rumbo a su vida. Sin embargo, apenas estaba desempacando en la casa de sus tíos, cuando recibió la visita de vecinos que necesitaban de su servicio como cerrajera, y aunque ella no se sentía capaz de llevar a cabo a bote pronto encomiendas de esa índole, la insistencia de ellos hizo que pusiera manos a la obra y tratara de recordar las enseñanzas de Dave.

Poco a poco, Genevieve fue integrándose a la vida en el barrio, ya que fue conociendo los mejores lugares para comprar la baguette, o la fruta, o el queso, y fue haciéndose amiga de los vecinos.

Peeeero… porque siempre hay un pero, Genevieve no contaba con descubrir secretos de su mamá, la cual viajó antes que ella naciera a París y permaneció ahí algunos meses, también con una crisis existencial al no encontrarle sentido a su vida a pesar de estar casada y tener un niño pequeño…

¿Qué secretos habrá descubierto Genevieve sobre su mamá que hará que cambie la imagen que tenía de su progenitora? ¿Se quedará a vivir en París y se volverá la cerrajera más rápida de Village Saint Paul? ¿Regresará con su marido a California y lo perdonará por su infidelidad? ¡No se pierda estas y otras respuestas en el libro!

Después de leer esta historia, me queda claro que el secreto para disfrutar París, es que algún local te guíe y te lleve por los sitios “no turísticos” para realmente vivir la ciudad del amor como debe ser. Así que, si alguno de ustedes mis queridos lectores tiene un amigo, familiar o conocido que quisera ser mi guía por París, me avisa para darle otra oportunidad a la capital francesa jajaja.

Le doy 3 estrellas y media al libro y ¡No se vaya, que ya viene otra reseña en unos minutos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: